Written by 00:23 Economía Views: 2

GOBIERNO DE CALIDAD/Brecha salarial de género por exclusión etaria

Por Jorge Manrique, Rector del Colegio Jurista y director general de Gobierno de calidad, consultoría de políticas públicas

La brecha salarial entre hombres y mujeres prevalece y una de las razones podría ser la difícil situación de los trabajadores más jóvenes.

Desde finales de la década de 1990, la reducción de la brecha salarial entre hombres y mujeres se ralentizó drásticamente. Una razón sorprendente es que los trabajadores de mayor edad ocupan la mayor parte de los puestos mejor pagados.

Entonces la brecha entre los salarios medios de hombres y mujeres se redujo sustancialmente en las últimas cuatro décadas. En Estados Unidos, el hombre promedio ganaba alrededor de 80 por ciento más que la mujer promedio en 1976. En 2019, esa brecha logró reducirse al 33 por ciento.

Después la tasa de esta reducción se desaceleró a partir de finales de la década de 1990 y sigue vigente hasta el día de hoy.

Una posible razón es que las cohortes más jóvenes tienen menos probabilidades de recibir ascensos y pasar a trabajos mejor pagados respecto a los mayores cuando tenían su edad.

A medida que la brecha salarial de género se reduce en la última generación de trabajadores, desciende de una manera específica: principalmente entre los trabajadores más jóvenes que ingresan a la fuerza laboral en lugar de a lo largo de la vida profesional.

En otras palabras, una mujer joven que ingresó a la fuerza laboral en 1990 podría tener una paridad salarial más cercana a sus pares masculinos que una mujer joven que comenzó su primer empleo en 1980.

Para ambas mujeres, la diferencia promedio entre su salario y el de los hombres de su edad no mejorará a lo largo de su carrera principalmente porque las demandas de cuidado y crianza de los hijos recaen desproporcionadamente en las mujeres.

Ahora, cualquier cierre de la brecha salarial de género se debe principalmente a la jubilación de las cohortes de mayor edad, cuyas diferencias salariales eran aún mayores.

Actualmente el pago de ingreso pronosticado por la especialidad representa aproximadamente el 80 por ciento de la brecha salarial de género que se mantiene desde mediados de la década de 1990 entre los graduados universitarios.

En otras palabras, los hombres y mujeres jóvenes se sienten atraídos por diferentes campos a medida que eligen sus áreas de especialización educativa, y los hombres son mucho más propensos que las mujeres a especializarse en materias STEM lucrativas como ciencias naturales, física, matemáticas, ciencias de la computación e ingeniería.

Esto podría significar dirigir a las mujeres hacia campos mejor remunerados o aumentar el salario en los sectores en los que es más probable que trabajen.

 

Visited 2 times, 1 visit(s) today
Close